Florencia Insólita: Aún hoy en día muchos florentinos no saben que se puede visitar la cuidad desde un punto de vista único, es decir a través de su espléndido río, a bordo de la barcaza de los areneros del Arno. Los areneros, i renaioli: En muchas ciudades europeas se pueden llevar a cabo excursiones en barco y también Florencia tiene esta tradición, visitar la ciudad a bordo de la barcaza de los areneros del Arno.
Pero las excursiones en barco por el Arno, tienen realmente un sabor especial, sobre todo porque el “barchino” ( la barcaza) se mueve gracias a los fuertes brazos de uno de los areneros que hasta hace casi un siglo, gracias a esta actividad, recogía la arena del río, para construir todos los edificios de la espléndida Florencia.

El trabajo de los areneros:
El trabajo de los areneros es un trabajo duro y pesado, que los areneros hacían con gran dedicación y competencia.
El río siempre ha sido fuerte de riqueza pero también un lugar de muerte, de hecho hubo un tiempo en el que casi nadie sabía nadar y eran los areneros los encargados de salvar a los pobres florentinos que se caían al Arno.

En la actualidad, el trabajo de los areneros o sea la actividad de extraer la arena del río, ya no se realiza, pero los areneros no han querido dejar morir esta antigua tradición y por esto, hoy, les queda el placer de llevar en sus pequeñas embarcaciones a los visitantes que desean vivir un pedazo de historia florentina dejándose acunar por el suave movimiento de la barca, admirando la cuidad y sus puentes desde una perspectiva nunca vista.
Visitar Florencia a bordo de la barcaza de los areneros del Arno: Una pequeña perla preciosa todavía por descubrir y que precisamente por esto, conserva intacto su carácter único.