Museo Salvatore Ferragamo: Su historia y su palacio. La espléndida sede del Museo Salvatore Ferragamo, que además es la sede de su boutique y de sus oficinas, era originalmente el Palacio medieval de la familia Spini-Feroni. La historia florentina sitúa esta familia muy en alto en la escala social en esa época de Florencia. Geri Spini era de hecho, en el siglo XIV, el banquero del Papa Bonifacio VIII y formaba parte de los Guelfos Negros. Hoy en día, en la planta noble del palacio existe todavía una capilla que fue consagrada en el siglo XVI y decorada con afrescos de Poccetti.

Salvatore Ferragamo era originario de la región Campania pero su familia vivía desde hace tiempo en los Estados Unidos y es exactamente desde ahí que él emigró nuevamente en Italia. Se estableció con su propio taller en Florencia, precisamente en este palacio, edificio que en un segundo momento compraría y en donde todavía hoy en día podemos admirar sus creaciones. Después de su muerte, la actividad comercial pasó a sus hijos y a su esposa que hasta el día de hoy la administran cuidándola con amor y dedicación.

Desafortunadamente también su hija Fiamma, creadora de los modelos y con una posición consolidada dentro de la empresa, murió de cáncer como su padre, dejando en herencia sus inolvidables creaciones. De hecho, la compañía ha realizado 950 modelos de zapatos, por un total de 14,500 piezas conservadas en el almacén…Aunque si él prefería definirse como ¡un simple zapatero!

Los zapatos en muestra en las vitrinas se encuentran todavía en producción; muchos de estos modelos han sido realizados por otros diseñadores mientras los que fueron diseñados directamente por Salvatore (hasta 1960) y por Fiamma (hasta 1998), son 8,000.

Ferragamo se volvió una importante Casa de moda. Desafortunadamente Salvatore, que inventó personalmente el famoso “Foulard” (pañoleta), logró ver sólo uno de ellos en producción antes de morir de cáncer. Durante la confección de cada foulard, éste recibe una aplicación por cada color que lleva, es por esto que si tiene más de uno, su elaboración se vuelve más compleja y valiosa. La actividad de la Maison non se reduce a modelos tradicionales, las patentes depositadas por Ferragamo suman 400. Como por ejemplo, la que realizó durante el facismo, donde utilizó el corcho porque en este período de dictadura no se podía usar ningún material proveniente del extranjero; desarrollando así una importante técnica de innovación.

Durante el período en el que Florencia fue capital del Reino de Italia algunas zonas del palacio fueron destinadas a “Sala del consejo ciudadano”; posteriormente por casi 12 años, se convertiría en un hotel, el Hotel Europe. Mientras que el verdadero museo nació solamente en el 2006 por voluntad de la familia Ferragamo.

En el 2016 fue inagurada la primera muestra dedicada al palacio.